Comienzan las vacaciones de verano y seguramente estés pensando en diferentes maneras para entretener a los niños en casa. Pero… ¿Has pensado que quizá éste sea un buen momento para ayudar a tus hijos a liberarse de las cargas que llevan de sus ancestros? 

¿De dónde surgen las conductas de los niños?

Aunque no lo creas, el comportamiento de los niños es la manera que ellos tienen de decirnos que algo no está como tiene que estar dentro del sistema familiar.

¿Lo hacen para llamar la atención? La respuesta es no.

Los niños se comportan de una determinada manera, que a veces no nos gusta o desagrada porque cargan con los conflictos que su sistema familiar no ha podido resolver con el correr de los años. ¿A qué me refiero? Te cuento un poco más… 

El vínculo es el puente que mantiene unidos a los miembros de un sistema familiar, y el amor es el componente principal de esos hilos invisibles que mantienen al sistema unido como un conjunto. 

Comprenderás entonces que es posible que tus hijos, por amor, estén cargando con esos asuntos  que los adultos no vemos. Ellos llevan a sus espaldas conflictos que no les pertenecen para demostrarte a ti la necesidad de mirar a aquello que no fue tenido en cuenta, aquello que fue excluido, para que, a través de la mirada del amor, eso que necesita ser visto sea mirado y esa persona que fue expulsada del sistema familiar (por cometer un acto “no digno” para la familia) sea incluida en el corazón de los miembros de su familia y se le devuelva así el lugar que le corresponde.

La necesidad de ayudar a tus hijos a liberarse de las cargas de sus ancestros

Cuando somos capaces de ordenar y sanar nuestra vida también liberamos a nuestros hijos. Y seguro que te preguntarás por los beneficios de ayudar a tus hijos a liberarse de las cargas de sus ancestros… 

Es probable que al hacerlo también notes cambios en su comportamiento, estado de ánimo o actitud. Comienzan a vivir su vida y esa intranquilidad, nervios o hiperactividad que creías que era propia de ellos se va y se transforman en niños más serenos, más respetuosos, más empáticos y hasta compasivos. Ahora sí están libres de cargas.

La terapia sistémica y la evolución del alma

A través del enfoque sistémico es posible cambiar nuestra mirada y la de nuestros niños para poder reconocer situaciones de tu historia familiar con la que ellos cargan y emprender un camino lleno de amor, aceptación y entendimiento.

Llegó el verano, ¡anímate! Quizá haya mucho más por compartir con tus hijos de lo que pensabas.   

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies