Más allá del vínculo emocional que podamos tener con nuestros padres, hay unos hilos invisibles, llamados lealtades familiares. Estos hilos nos unen a ellos, aún estando físicamente separados y afectan significativamente en el desarrollo de nuestra plenitud en la vida.

El grado de respeto y amor que sentimos por ellos y la forma en la cual entendemos su manera de amarnos, influye de una manera tan especial en nuestra vida y en nuestra autoestima que sólo alcanzando el agradecimiento por la vida que nos dieron, con respeto y amor, resulta posible liberarnos de aquellos dolores que nos impide avanzar en la vida con armonía, plenitud y abundancia.

La importancia de sanar la relación con mis padres 

La relación con nuestros padres nos marca para siempre y en todas las facetas de nuestra vida aunque no lo creas. De ellos tomamos la vida y somos el 50% de nuestro padre y el 50% de nuestra madre, nos guste o no.

Si bien no es posible volver hacia atrás para cambiar las vivencias del pasado, sí tenemos la oportunidad como adultos de cambiar nuestra percepción hacia ellos y ver con otros ojos cada una de las experiencias que fuimos atravesando.

Por eso, desde las Constelaciones Familiares trabajamos el vínculo con nuestros padres para poder liberar las cargas que nos atan y nos impiden avanzar en la vida. 

Cómo sanar la relación con mis padres

Al restablecer la conexión con nuestros padres y sanar el vínculo desde el respeto, entendiendo que “nos dieron la vida y eso fue suficiente”. Comprender que “hicieron las cosas de la mejor manera que supieron”. Y también que las huellas que determinaron hasta hoy nuestros comportamientos, e incluso ciertos aspectos de nuestra personalidad, pueden adquirir otra forma y dejar de ser cargas dolorosas.

Ampliar la mirada que teníamos de ellos y convertirla en amor, a través de la indagación personal profunda y la sanación, nos permitirá, como adultos, avanzar hacia la vida más libres y ligeros de equipaje y de cargas que no nos corresponden y que, por “amor ciego” a ellos o hacia algún miembro del sistema familiar, hemos asumido y llevado como nuestras.

Nuestro sistema familiar: La fuente de nuestra vida

Entender que dependemos de nuestro sistema familiar y que nuestros padres, como principales fuentes de nuestra vida, son la conexión más profunda que tenemos con nuestra propia existencia, es el primer paso hacia la reconstrucción del lazo.

Entender que gracias a ellos recibimos lo más grande que tenemos, que es nuestra vida. Aprender a honrarles y tomarlos tal como son, nos permite fluir hacia el éxito, la felicidad y las relaciones desde la libertad.  

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies